25

Junio, 2020

Los grupos de izquierdas denuncian la opacidad y la gestión negligente del área de territorio del Ayuntamiento de Premià de Mar y reclaman que el Alcalde y el concejal responsable del área de territorio den explicaciones y asuman responsabilidades.

Hace semanas (durante el pleno de abril) ERC-JxP sacó a la luz que el Ayuntamiento de Premià de Mar deberá pagar una indemnización de 470.000 € por la expropiación de una parcela situada en el cruce entre el Camí del Mig y la Carretera de Premià, inicialmente valorada en sólo 35.000 €, para realizar la construcción de un giratorio y plazas de aparcamiento en este espacio.
La tramitación de este proyecto se ha realizado exclusivamente por Junta de Gobierno sin informar al resto de grupos del consistorio, que hemos conocido la noticia a través de un vecino del municipio, ni al conjunto de la población de Premià de Mar.
Lo más grave del caso es que una vez comunicada la resolución del jurado de expropiaciones de Cataluña en la que se daba la razón al propietario de la finca sobre la consideración del suelo, el departamento de territorio del Ayuntamiento no presentar recurso dejando el consistorio indefenso y convirtiendo la resolución automáticamente en firme.
A este hecho, especialmente grave y muestra de una gestión negligente, se suma la ocultación de información por parte del gobierno a los grupos políticos abajo firmantes, que han conocido los hechos por un tercero, seis meses más tarde y cuando se ha cumplido el plazo (sólo prorrogado por el estado de alarma) para abonar el pago de este importe antes de empezar a sumar intereses de demora.
Este casi medio millón de euros que tendremos que pagar los recursos de todos los premianencs supone un duro golpe al Ayuntamiento, que se suma a la existencia del Plan Económico y Financiero debido a reiterados incumplimientos en la gestión económica por la mala planificación de proyectos urbanísticos y construcción de nuevos equipamientos públicos, y deja Premià con un margen nulo para asumir nuevas inversiones necesarias para el municipio y destinar recursos a la emergencia social derivada de la crisis de Covid-19.
Se trata de una muestra más de la incapacidad del actual gobierno y el área de territorio para gestionar el POUM y afrontar los principales retos urbanísticos de la ciudad: la conversión las últimas zonas sin urbanizar del municipio para zonas verdes y usos comunitarios (especialmente la incapacidad para materializar el plan urbanístico de conversión de Can Sanpere), la transición hacia una movilidad sostenible, el desarrollo de un plan de equipamientos que dé respuesta a la necesidad de servicios de calidad o la dignificación de la fachada litoral.
Es por todo ello que los grupos de Premià en Comú Podem, Crida Premianenca – Alternativa Municipalista y ERC – Junts per Premià presentan en el pleno una moción que insta al alcalde Miguel Ángel Méndez a hacer una explicación pública de los hechos y tomar las medidas necesarias para corregir la gestión y la transparencia del área de Territorio.
Instan también a una declaración pública del concejal responsable del Área de Territorio, dado que es el máximo responsable de los hechos y de haber ocultado información al resto de grupos municipales y la ciudadanía.
Pedimos que el gobierno se comprometa a informar de forma periódica y detallada a todas las fuerzas políticas municipales de cómo evolucionan las negociaciones con las propiedades y de los proyectos que se presenten al respecto.
Y, por último, reclamamos que se aborden urgentemente los grandes retos urbanísticos de la ciudad mencionados en la presente moción con el consenso del máximo de grupos políticos, la implicación de agentes sociales y a través de mecanismos públicos y transparentes de participación ciudadana.

WhatsApp chat